Hoy en día, los dispositivos IoT se han convertido en objetivo atractivos para los ciberdelincuentes debido a su gran crecimiento y, a menudo su falta de ciberseguridad adecuada. Esos dispositivos suelen tener limitaciones en cuanto a recursos informáticos y capacidades de procesamiento, lo que dificulta la implementación de medida de seguridad robusta. Estos dispositivos se comercializan rápidamente para satisfacer la demanda del mercado, esto puede llevar a descuidos de la seguridad en su diseño y desarrollo.

¿Qué es la tecnología IoT?

La tecnología IoT o Internet de las Cosas, implica la conexión de dispositivos a internet para permitirles intercambiar información entre sí. Esto incluye desde electrodomésticos hasta sensores industriales, lo que facilita la automatización de tareas y mejora la eficacia en diversos aspectos de la vida cotidiana y la industrial.

Como hemos mencionado, la tecnología IoT se basa en recopilar y compartir datos, y ese proceso involucra tres componentes:

  • Dispositivos IoT: Estos dispositivos recopilan datos de diversas fuentes y los transmiten a través de internet.
  • Aplicación IoT: Esta aplicación reciben los datos de los dispositivos IoT, los analizan mediante procesadores de inteligencia artificial (IA), y luego toma decisiones que son comunicadas a los dispositivos. Estos responden de manera inteligente a las instrucciones recibidas.
  • Interfaz de usuario gráfica: Estas interfaces se utilizan para administrar, registrar y controlar dispositivos IoT, ofreciendo una forma intuitiva de interactuar con ellos.

La ciberseguridad del internet de las Cosas (IoT) abarca el conjunto de medidas y prácticas diseñadas para proteger tanto los dispositivos conectados a la red como la propia red que los enlaza, disminuyendo así posibles ataques cibernéticos.

Estas medidas van dirigidas a preservar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información que se transmite y almacena en estos dispositivos. Además, se busca garantizar el respeto a la privacidad de los usuarios que lo utilizan.

La implementación efectiva de medidas de ciberseguridad en el IoT es esencial para cultivar la confianza en estos sistemas, evitando así posibles recuperaciones negativas tanto para las organizaciones como para las personas que dependen de ellos.

¿Cómo reforzaremos la Ciberseguridad?

Para fortalecer la ciberseguridad en el Internet de las Cosas (IoT), es esencial adoptar buenas prácticas y hacer uso de tecnologías avanzadas.

Implementar un enfoque sólido de seguridad

Para garantizar una protección sólida en cada etapa del ciclo de vida de los dispositivos IoT, necesitamos implementar medidas sólidas de seguridad, como protocolos de encriptación sólidos, autenticación segura y actualización regular del firmware. Proteger constantemente los dispositivos es esencial para tener una tranquilidad en el mundo del Internet de las Cosas.

Evaluar riesgos y vulnerabilidades

Realizar evaluaciones periódicas de riesgos y vulnerabilidad nos permite mantener unos niveles óptimos de seguridad en el entorno del Internet de las Cosas (IoT). Estas evaluaciones nos ayudan a identificar posibles debilidades tanto en dispositivos IoT como en la infraestructura de red subyacente.

No obstante, es importante mantenerse actualizado sobre las ultimas amenazas y soluciones de seguridad para adaptarse rápidamente a los nuevos desafíos y proteger proactiva y constantemente nuestros ecosistemas de IoT.

Autentificación

Implementar una sólida autentificación implicar el uso de múltiples factores, como contraseñas fuertes y seguras, certificados digitales o incluso características físicas, para verificar la identidad del usuario. Esto ayuda a prevenir ataques de suplantación de identidad y proteger tu red de acceso no autorizados.

Encriptaciones

La encriptación es una técnica de seguridad que transformar los datos en un formato ilegible para evitar que sean accedidos o manipulados por personas o entidades no autorizadas. El cifrado se puede aplicar tanto a los que se transmiten por internet u otras redes como a los almacenados en dispositivos físicos o en la nube.

Políticas de seguridad

Establecer políticas de seguridad clara y capacitar a los usuarios son medidas fundamentales para proteger los dispositivos IoT.

Los usuarios deben recibir formación sobre las buenas prácticas de seguridad, como el uso de contraseñas fuertes y únicas, la desactivación de funciones innecesarias y la notificación de cualquier actividad sospechosa o incidente.

Soluciones de seguridad basadas en Inteligencia Artificial.

Las soluciones de seguridad basadas en inteligencia artificial utilizan algoritmos de aprendizaje automático para identificar, prevenir y responde a amenazas cibernéticas. Estas herramientas analizan grandes cantidades de datos en tiempo real, detectan comportamientos inusuales y toman medidas automatizadas para disminuir riesgos de seguridad, incluyendo la detección de accesos no permitidos, la identidad de malware y respuestas a incidentes.

Te puede interesar nuestro post sobre: Optimización y Eficiencia: Cómo la IA está mejorando el Mantenimiento Informático.

Desde Fontventa te ayudamos a proteger tus dispositivos con nuestros servicios de ciberseguridad de primera calidad. “Mantén tu empresa segura con nuestra ciberseguridad confiable”

¡Contáctanos!